Las personas inteligentes y ricas en su mundo interior suelen entrar mejor en trance- CRÓNICA DE SALAMANCA